Carta Blanca; excelente y suprema

Compartir

Nuestra cerveza elogiada, Carta Blanca, nació de la mano de HEINEKEN México, un siglo atrás, en 1890.

Pero, la historia de Carta Blanca no es tan simple, pues se relaciona con la realeza española. Cuando se comenzó con su producción, compartimos una muestra con los reyes españoles. ¿La respuesta? Una carta en blanco con el sello real, denotando la aprobación de la corona española, y como aún no decidíamos el nombre, optamos por adoptar el gesto.

Calidad desde su origen

“Excelente y suprema”, decían las críticas de la época. La transparencia de Carta Blanca sedujo a los consumidores y se convirtió en la cerveza de batalla de HEINEKEN México y, la primera en obtener premios nacionales e internacionales a principios del siglo XX.

Carta Blanca recibió el que llegó a ser considerado, como “el único gran premio de la cerveza”, en la exposición de Missouri, Estados Unidos en 1904, y desde entonces, llegó la lluvia de reconocimientos y premios, pasando por más exposiciones cerveceras destacadas, como las de Chicago, Estados Unidos; Río de Janeiro, Brasil; Múnich, Alemania; Bruselas, Bélgica; París, Francia; y Madrid, España.

En 1906, recibimos elogios hasta del mismo rey de España, Alfonso XIII: “Habla la ‘Revista Contemporánea’ de la agradabilísima impresión que produjo a Su Majestad la referida instalación […], su singular contento por los adelantos conseguidos por esta gran fábrica mexicana cuyas exquisitas cervezas en nada desmerecen de las más afamadas de Alemania”.

Poco tiempo después, de esta notable distinción, HEINEKEN México fue nombrado Proveedor de la Casa Real de España.

Estamos llenos de historia, valores y tradiciones, pero nos mantenemos inquietos por las innovaciones y mejoras continuas mediante nuestro característico color dorado y sabor equilibrado.

 

heineken, heineken mexico, Carta Blanca, cerveza